Cultura y ocio, ¿alternativas, complementos o una misma cosa?

Por Lorenzo Hernández • 25 ene, 2008 • Sección: Comunicación Social de la Ciencia

 Cultura y ocio, ¿alternativas, complementos o una misma cosa?Una de las ponencias que crearon más división de opiniones en el congreso fue la de Eric Stengler (Museo de la Ciencia y el Cosmos). Ya avisó antes de empezar que seguramente su ponencia sería polémica y obtendría críticas pero que era lo que él pensaba. En su exposición defendió lo que podríamos denominar la “ciencia espectáculo”.

¿Para qué más libros de divulgación científica si la gente no lee? Dejemos de escribir libros. Los que compran libros de divulgación científica son lo que ya están convencidos de que la ciencia es importante. En algunos periódicos la ciencia aparece en las páginas de sociedad, ni siquiera tienen una sección propia ni se incluye en cultura. Casi preferiría que apareciese en espectáculos y así la gente lo leería.”

Apoyó los programas como El Hormiguero, Brainiac o Clever desvelando que en este último el que hace de científico no es científico sino un actor, ya que ningún científico quiso hacer ese papel (algo que ya intuíamos, porque ocurre en casi todos los programas de este tipo).

“Si me hubieran llamado yo hubiera aceptado. Lo primero es llamar la atención del espectador, aunque en este proceso se de una imagen distorsionada de la ciencia, aunque se quede en el mero espectáculo pero es que este tipo de programas van dirigidos al gran público. Si queremos que la ciencia llegue al cajero/a de supermercado, al abogado/a, al albañil o al filólogo/a, que por un motivo u otro la ciencia no les ha atraído nunca, hay que hacerlo así, llamándoles la atención, no con libros que nunca leerán.”

Continuó explicando que lo que hoy llamamos cultura, en la antigüedad era considerado ocio. Los ciudadanos, los que podían, iban a la ópera, a un concierto piano o a una obra de teatro para entretenerse, porque les divertía. Hoy día, si en la tele escuchamos la palabra documental nos entra sueño y pensamos ¡qué rollo!, esto es lo que hay que evitar.

Mi opinión es que al menos algo de razón tiene. En mi caso, al tratar con alumnos de 14 a 18 años, cuando vienen a clase con alguna pregunta de ciencia es referida a estos programas y no al último libro de Isaac Asimov que se han leído. Una vez hecha la pregunta ya se da pie a hablar de ciencia y resolver las dudas. También es verdad que otras veces vienen preguntando cosas de Cuarto Milenio. ¡Qué los jóvenes se creen todo lo que dice ese programa! Yo hago lo que puedo para que no se lo crean y que lo vena como mero entretenimiento.

¿Qué opináis? ¿Estáis o no de acuerdo con Eric Stengler?

pixel Cultura y ocio, ¿alternativas, complementos o una misma cosa?

6 comentarios »

  1. Si que es interesante el tema de la ponencia Eric Stengler, sobre todoa ahora que derrepente se han puesto de moda programas de este estilo, o incluso las series que sueltan las parrafadas técnicas como CSI, Hospital Central, etc…
    Yo creo que si sirven para algo en el momento que hay gente que quiere saber más datos acerca de alguna cosa que ha salido en alguno de estos programas.

  2. Por cierto, ya que nombras a CSI, también dijo que CSI había hecho más por la ciencia forense que todas las campañas y documentales juntos.
    Yo creo que lo importante es atraer al público y una vez que surge el interés, el individuo aprende por sí sólo: lee, ve documentales, etc. Creo que también las películas como “Una Mente Maravillosa”, por ejemplo, hacen muy bien este papel.

  3. Los científicos apenas salen en la televisión, no son populares. Los niños no quieren ser científicos, quieren ser futbolistas.

  4. Yo creo que no necesariamente tiene que ser un científico el que salga explicando ciencia, al igual que los que retransmiten el fútbol son periodistas y no futbolistas. Menos mal, porque si lo tuviera que retransmitir Salinas…
    Pero en muchas ocasiones si se nota que se queda la explicación coja y que no se aprovecha el momento para contextualizar el experimento o actividad y enseñar ciencia de forma adecuada. Claro que es mucho más fácil decirlo que hacerlo.
    Sigo pensando que la imagen del científico, según los comentarios de mis alumnos grandes y chicos, sigue siendo de una persona seria, poco enrollada (como dicen ellos), medio loco, calvo y con gafas. Es verdad que los científicos que salen en la tele, casi todos tienen el pelo blanco y tienen gafas pero es porque siempre suelen salir los científicos mayores y no los jóvenes. Todos cuando lleguemos a cierta edad estaremos calvos o con el pelo blanco y con gafas debido a la vista cansada, ya seamos científicos, escritores, o artistas. Lo que no sé es porqué esta imagen se atribuye sólo a los científicos.

  5. Hola:

    Yo creo que la ciencia puede ser divertida, pero no siempre tiene por qué serlo.

    En el caso de los jóvenes de secundaria y bachillerato no sabría que decir. Yo también trabajo a veces con ese tipo de alumnos y la verdad es que pasan por una época muy difícil, intelectualmente. Para ese público creo que hay que intentar impresionarles para captar el máximo posible de su atención.

    Saludos

  6. [...] hay que ver a Flipy, aunque al menos es un científico simpático). Otros, como Eric Stengler (ver Cultura y ocio, ¿alternativas, complementos o una misma cosa?, piensan que es la mejor forma de acercar al gran público la ciencia ya que los que los libros [...]

Escribe un comentario