¿Por qué no se confía en la evaluación de los docentes si casi todo el alumnado aprueba selectividad?

Por Lorenzo Hernández • 20 jun, 2013 • Sección: Enseñanza

 ¿Por qué no se confía en la evaluación de los docentes si casi todo el alumnado aprueba selectividad?

En el fondo de las reválidas que se quieren instaurar con la LOMCE está la evaluación del profesorado. Por que realmente si suspendiera la reválida el 80 % del alumnado que ha aprobado un docente se va a dudar de la evaluación de dicho docente, y seguro que los padres (y algunos compañeros) se echarían encima para ver qué demonios les ha enseñado que no han aprobado el examen. Por tanto, se está evaluando la enseñanza del profesorado.

Que no le quepa duda alguna a la gente que si ponen las reválidas ningún alumno será aprobado si el docente no está seguro de que puede superar dicho examen con éxito, tal y como ocurre ahora con la selectividad, ya que se pone en tela de juicio su prestigio.

Se podría sospechar de la evaluación de los docentes si en selectividad se estrellaran casi todos los alumnos aprobados, pero ocurre exactamente lo contrario. Y no, no es porque selectividad sea fácil, es por una sencilla razón: los preparamos para dicho examen. Si lo pusieran más complicado aprobarían más o menos los mismos porque los prepararíamos para ello.

Si tenemos que sacrificar las prácticas de laboratorio de física o química las sacrificamos, lo que nos interesa es que la mayoría de los alumnos que aprueben 2º de Bachillerato aprueben selectividad, porque sabemos que si no ocurre nos van a señalar. Lo mismo ocurrirá con las revalidas en la ESO. Si es necesario nos olvidaremos de las actividades didácticas, las prácticas de laboratorio, los trabajos en grupo, la evaluación del cuaderno y trabajos realizados, la actitud ante la materia, etc. El examen de las reválidas va ser de contenido (lo más fácil de evaluar), por lo que impartiremos contenido.

Algunos no se quieren enterar que con un examen no se evalúa esfuerzo, interés, motivación, capacidad de superación, facilidad para buscar información y exponerla, y un largo etcétera de habilidades. Ya estamos sacrificando todo esto en bachillerato (sobre todo en 2º) para dar contenido y más contenido para selectividad. No hagamos lo mismo en la ESO.

En bachillerato tiene algo de sentido porque es el puente para pasar a estudios superiores, pero muchos alumnos, tras titular en la ESO, pasan al mercado laboral (ahora no) y no les servirán de nada todo el contenido aprendido si no han aprendido a argumentar, a tener sentido crítico, a relacionar lo aprendido con su vida cotidiana, etc. Eso sí, se sabrán el concepto de mol de memoria y les durará en la cabeza días o quizá semanas.

Cambiar la educación no es poner más exámenes. El alumnado ya tiene bastantes exámenes: normalmente dos por trimestre en cada asignatura. Pero claro, no nos fiamos que el 5 o el 6 que un profesor pone a un alumno sea correcto, así que tenemos que hacer una evaluación externa. Es decir, le quitamos crédito, una vez más, al profesorado.

Dejo una pregunta para otro posible post: ¿Qué va a ocurrir con las publicaciones didácticas? ¿Las revistas especializadas aceptarán artículos que no sea posible llevar a la práctica porque dichos contenidos no entran en las reválidas o se salen ligeramente del currículum establecido?

pixel ¿Por qué no se confía en la evaluación de los docentes si casi todo el alumnado aprueba selectividad?

Etiquetado con: , ,

Escribe un comentario