Catástrofes constructivas.

Por Lorenzo Hernández • 16 jul, 2007 • Sección: Hablar de Ciencia

asteoride Catástrofes constructivas.Cuando hablamos de catástrofe nos referimos a un hecho perjudicial, destructivo, que produce muerte y destrucción. Y es verdad, solo hace falta poner la tele para ver la cantidad de catástrofes que hay al cabo del día: inundaciones, vertidos de crudo al mar, terremotos, etc. Las catástrofes producen desastres y muerte pero también, sorprendentemente, vida.

Pensemos que nosotros estamos aquí gracias a que hubo una gran catástrofe en la Tierra hace unos 65 millones de años. Un meteorito produjo una gran catástrofe donde se extinguieron el 75% de las especies, entre ellas los dinosaurios que gobernaban la Tierra. La desaparición de éstos dio rienda suelta a pequeños mamíferos, que es el tronco al que pertenecemos.

Etimológicamente viene del latín catastrophe, que la tomó del griego y significa “abatir”, “destruir”. Las mayores catástrofes no se producen aquí en la Tierra sino en el espacio. Comparemos las potencias de algunas catástrofes: Bombas atómicas/de hidrógeno:1014/1017 W; Terremotos: 107-1017 W; Ciclón: 1018 W; Impacto meteorito:1015-1020 W; Supernova:1044 W; Brotes de rayos gamma:1047 W; Podemos tomar conciencia del apabullante grado de violencia de ciertos episodios cósmicos.

Un ejemplo de que una catástrofe produce vida son los incendios. Hay rayos que producen incendios en los bosques produciendo minicatástrofes. El fuego al quemar viejos matorrales y madera deja vía libre a nuevos árboles. Sin estas minicatástrofes no prosperaría el bosque. Aunque nos duela aceptarlo la muerte es fuente de nueva vida.

La mayor catástrofe de todos los tiempos es el Big Bang. Es difícil imaginarse tal explosión. En tan sólo 10-23 segundos el radio del Universo pasó de 1cm a 10 años-luz. Gracias a esta gran catástrofe se formó la materia. ¿Qué más importante que la materia para la vida?

El nacimiento de una estrella también está marcado por episodios violentos. Dentro de ciertas estrellas es donde se produjeron muchos átomos que componen nuestro cuerpo ahora. Al igual que el nacimiento, la muerte de una estrella también es un hecho muy violento. Pero está explosiones son el principal procedimientos de inundar de elementos químicos el medio interestelar. Medio en el cual nacerán otras estrellas. Y de la explosión de estas nuevas estrellas es posible que aparezcan planetas como la tierra donde sea posible la vida.

Así que la consecución de múltiples catástrofes de una violencia inmensa ha dado lugar la vida en la Tierra. En la Tierra ha habido grandes catástrofes. En la gráfica de R.Raup y J.Sepkoski se observa una periodicidad de unos 26 millones de años, en la extinciones. Entre ellas destacan cinco grandes.

 

 Catástrofes constructivas.

Una catástrofe produce la muerte de unos individuos pero la vida de otros nuevos. Una muerte de un familiar es una catástrofe a nivel familiar. Pero esta muerte es necesaria para dejar hueco a los recién nacidos que ocuparan su lugar y cuyo final será el mismo. Esperemos que se sigan produciendo grandes explosiones en el Sol para poder seguir viviendo. Observamos que la palabra catástrofe no tiene que ir relacionado con algo malo, al menos en intervalos de tiempo grandes.

pixel Catástrofes constructivas.

Escribe un comentario