Las palabras de la ciencia (VI): ¿Cuándo el oxígeno debió perder su nombre?

Por Lorenzo Hernández • 22 feb, 2016 • Sección: Hablar de Ciencia

800px Sir Humphry Davy%2C Bt by Thomas Phillips Las palabras de la ciencia (VI): ¿Cuándo el oxígeno debió perder su nombre?

Imagen 1: Humpry Davy retratado por Thomas Phillips.

En el post anterior de esta serie tratamos el tema del origen del nombre del hidrógeno (generador de agua) y el oxígeno (generador de ácidos) preguntándonos porqué el oxígeno no era el creador de agua. Vimos que al oxígeno lo bautizó Lavoisier y lo llamó generador de ácidos porque pensaba que todos los ácidos contenían a dicho elemento. Este error cometido por Lavoisier era lógico ya que realmente muchos ácidos que se usaban en la época (y se siguen usando) sí contenían oxígeno.

Uno de los que se interesó en si los ácidos contenía oxígeno o no fue el sueco Carl Scheele (uno de los descubridores del oxígeno, aunque él lo llamó “aire de fuego”). De hecho, realizando experimentos para descubrir si los ácidos tenían oxígeno descubrió el cloro (que en griego chlorós, que significa “verde pálido”) en 1774. Scheele advirtió su color verde, su capacidad de asfixiar y su efecto blanqueador sobre le papel de tornasol y las plantas.

Como he comentado anteriormente, se sabía que algunos ácidos bien conocidos, como el sulfúrico o el nítrico, contenían oxígeno. Pero el ácido clorhídrico, que entonces se llamaba ácido muriático (de muria, salmuera en latín), era un misterio. Lavoisier incluso lo llamó ácido oximuriático, al creer que su acidez tenía que estar relacionada con el oxígeno. Scheele consiguió obtener cloro durante el curso de sus propios experimentos con este ácido. Sin embargo, esto no demostraba la ausencia de oxígeno.

Esto no se hizo hasta 1810, por parte de Humphry Davy, quien confirmó que el gas que Scheele había aislado era realmente un elemento. Observó que al combinar ácido muriático con su propio metal recién descubierto, el potasio, y obtenía de la reacción sólo cloruro potásico y gas hidrógeno: nada de oxígeno. Es en este momento cuando el nombre de oxígeno se desligó de su significado.

Referencias:

Esta entrada participa en el LV Carnaval de Química alojado en el blog La Ciencia de la vida de @biogeocarlos.

pixel Las palabras de la ciencia (VI): ¿Cuándo el oxígeno debió perder su nombre?

Etiquetado con: ,

Escribe un comentario