Me cabrea.

Por Lorenzo Hernández • 23 may, 2009 • Sección: General

memecabreodc1la7 Me cabrea.

Cuando uno llega a cierta edad empiezan a cabrearle muchas cosas. Y no es que sea mayor (29 años cumplo el 28 de mayo) pero comienzan a fastidiarme pequeñas cosas que se van acumulando a lo largo de los días y que de vez en cuando hay que despojarse de ellas gritando o, en este caso, escribiéndolas. Ahí van algunos de mis cabreos, algunos relacionados con mi profesión:

Me cabrea que la publicidad lo invada todo hasta el punto de que en un partido de fútbol el balón desaparezca por el lado inferior de la pantalla debido a un rótulo de publicidad, ya sea de una empresa o de una serie de poca calidad que televisan a las diez de la noche.

Me cabrea la publicidad en el cine.

Me cabrea tanto triunfito haciéndose el interesante y diciendo que su último disco es el más personal, más fresquito (no sé a qué se referirán) y que sus fans crezcan con sus canciones.

Me cabrea que intenten robar a chaval de 15 años, sin dinero, manipulando su cabeza para que se compre todos los discos de los triunfitos, Alex Ubago o Andy y Lucas.

Me cabrea que los actores y actrices siempre digan que lo han pasado genial rodando a las cinco de la madrugada en la orilla de la playa en pleno invierno. Y, por supuesto, como no podía ser de otra manera, han aprendido muchísimo con el director de turno.

Me cabrea que de física sólo hablen los físicos, de economía los economistas, de leyes los juristas, de literatura los escritores y de educación (como de fútbol) hable todo el mundo.

Me cabrea que los alumnos digan que se aburren por las tardes.

Me cabrean los profesores que no tratan al alumnado como si fueran sus propios hijos y exigen que a sus hijos los traten con el mayor cariño y respeto posible.

Me cabrea los que piensan que su hijo tiene problemas de aprendizaje pero el hijo del vecino es tonto.

Me cabrea que el telediario esté monopolizado por la política, los sucesos y el deporte, perdón, el fútbol.

Me cabrea que hagan reportajes de las muertes. Somos unos 6.700 millones de personas, la gente muere cada día, eso no es noticia.

Me cabrean las personas que consideran fundamental su disciplina y que no se preocupan en aprender otras.

Me cabrea el profesor que exige que el alumno aprenda pero él ha decidido no aprender más… informática, por ejemplo.

Me cabrea la gente que cree que ya ha aprendido todo lo que tiene que aprender.

Me cabrea el que cree que lo sabe todo. Señal de ignorancia claro está, “sólo sé que no sé nada”, decía el sabio.

Me cabrea que en “Saber y Ganar” se gane mucho menos dinero que en programas como “Allá tú”.

Me cabrea que el albañil diga que el ingeniero no trabaja nada, que el ingeniero de una empresa diga que el ingeniero del estado no trabaja nada, que el ingeniero del estado diga que los profesores no trabajan nada, que los profesores de secundaria digan que los profesores de universidad no trabajan nada, que los profesores digan que el orientador no trabaja nada, que el orientador diga que trabaja mucho en comparación con los profesores, que los profesores digan que los políticos no trabajan y que los políticos de un partido digan que los políticos del partido contrario tampoco trabajan.

Me cabrean las películas de serie b que ponen en la sobremesa.

Me cabrea que ni siquiera guarden tres días de luto antes de comercializar los mejores éxitos del cantante fallecido.

Me cabrean los programas del corazón y los reality shows.

Me cabrea que exijan a los científicos que divulguen sus investigaciones para que las puedan entender toda la ciudadanía (cosa que estoy de acuerdo, aunque no sea el trabajo de los científicos sino de personas especializadas en divulgar) y que en los medios hablen de economía y de derecho con decenas de tecnicismos sin parar a explicarlos, dando por hecho que los entendemos todos.

Por supuesto, en muchas ocasiones me cabreo conmigo mismo por hacer cosas que cabrean a otras personas o por reproducir lo que me hace cabrear.

Por cierto, ¿qué te cabrea a ti?

Continuará, supongo.

pixel Me cabrea.

Etiquetado con:

2 comentarios »

  1. jejeje, me ha encantado esta entrada Lorenzo, no te lo tomes a mal, pero con algunas frases no he podido evitar que me apareciera una sonrisa, porque son completamente verdad, pero para la mayoria de personas pasan desapercibidas como el tema de Antonio Vega. Decirte que esta entrada me ha recordado una canción de Carlos Goñi (Revolver) que se llama odio.
    Un saludo!

  2. Sí, concozco la canción. ¿ No te animas a decir lo que te cabrea?

Escribe un comentario