El otro día me pasó algo raro.

Por Lorenzo Hernández • 31 dic, 2010 • Sección: Divulgación Científica

Estaba tan a gusto viendo la tele, cuando dirigí mi mirada hacia la lámpara del salón. La vi balancearse ligeramente de derecha a izquierda. Lo primero que pensé es que la causa del movimiento era un terremoto que no había sentido debido a mi estado de relajación. Pero la lámpara parecia no pararse. Seguía moviendose periodicamente de derceha  izquierda con la misma amplitud. Era algo muy raro ya que, debido al rozamiento, la lámpara debía de ir parandose. ¿Alguien la estaba moviendo? ¿Acaso un fantasma de una mujer asesinada hace años y que quería manifestarse? Exacto.

Dicha mujer se llamaba estufa y estaba situada justo debajo de la lámpara. El aire caliente de la estufa subía produciendo una corriente de aire que producía dicho movimiento. Retiré la estufa y, efectivamente, la lámpara dejó de balancear. Llegué a esta increible conclusión, al alcance de muy pocos (espero que aprecien la ironía), porque mi razonamiento fue lógico.

Esto puede parecer una tontería pero, ¿cuántos fenómenos producidos por corrientes de aire, reflejos, ultrasonidos o efectos atmosféricos han sido interpretados como algo paranormal? Recuerden, la explicación más sencilla suele ser la más correcta.

Aprovecho esta entrada para anunciar que mañana, sábado 1 de enero, se extrana Escépticos (se emitirá en streaming en www.eitb.com) un programa de divulgación científica de José Antonio Pérez y Luis Alfonso Gámez, autores de mi mesa cojea y magonia, respectivamente. Aquí os dejo la información completa:

Promo+estreno+copia El otro día me pasó algo raro.

pixel El otro día me pasó algo raro.

Etiquetado con: ,

Escribe un comentario