Cuando el problema reside en el enunciado.

Por Lorenzo Hernández • 21 abr, 2014 • Sección: Enseñanza

Todos los que han estudiado Física en Bachillerato se han enfrentado a ejercicios típicos como:

1. Calcula la fuerza que ejerce el Sol sobre la Tierra si sus masas son 1.98·1030 Kg y 5.97·1024 Kg, respectivamente:

Dato: Dsol-tierra = 149.600.000 km.

2. Calcula la energía potencial gravitatoria de la ISS si se encuentra a una distancia de 400 km de la superficie terrestre y su masa es de 450.000 kg.

Datos:  Rt= 6371 Km; G = 6.67·10-11

Si os habéis enfrentado a este tipo de ejercicio podéis recordar que no eran difíciles de resolver. Pero si nos fijamos, los enunciados tienen una gran información científica. En los enunciados hay una gran cantidad de descubrimientos científicos comprimidos donde realmente residen problemas científicos.

Las preguntas interesantes realmente son:

  • ¿Cómo sabemos las masas de la Tierra y el Sol?
  • ¿Cómo sabemos el radio de la Tierra?
  • ¿Y la distancia que los separa?
  • ¿Cómo se dedujo la fórmula que calcula la fuerza con que se atraen?

Estos sí fueron problemas científicos reales, bastante más interesantes y mucho más difíciles de resolver que el ejercicio propuesto. Saber la distancia Tierra-Sol es un problema científico, calcular la fuerza con que se atraen sabiendo la fórmula que tenemos que aplicar y los datos no lo es. No solamente eso, sino que estos datos abarcan un período que va desde aproximadamente 300 a.C hasta el Renacimiento, siglo XVI-XVII. Más de 1700 años comprimidos en unas pocas líneas.

Veamos cómo se resolvieron dichos problemas a través de los siguientes vídeos y enlaces.

Distancia Luna-Tierra y Sol Tierra. Aristarco de Samos (310 a. C. -  230 a. C.)

Ver más sobre la determinación de Aristarco en “Distancia y dimesiones de la Luna” e “Historia de la Astronomía“.

Radio de la Tierra por Eratóstenes (Cirene, 276 a. C. – Alejandría, 194 a. C.)

Ley de gravitación de Newton (1642  – 1727).

Ver descripción matemática aquí.

Cavendish y la masa de la Tierra.

Sobre todo en Física de 2º de Bachillerato la presión de selectvidad impide pararse demasiado en explicar en profundidad estos problemas científicos, pero sí merece la pena al menos comentarlos superficialmente.

pixel Cuando el problema reside en el enunciado.

Etiquetado con:

2 comentarios »

  1. Es una gran verdad, enseñamos a los alumnos a resolver problemas de forma mecánica, de modo que se convierten más en una cuestión matemática que de conocimiento del área científica en cuestión. Así, el que sabe despejar perfectamente no falla los ejercicios, y el que flojea en matemáticas seguramente cometerá fallos, a pesar de que el conocimiento de ambos en cuento al tema tratado sea prácticamente nulo. Es importante hacer ver que, aunque ahora manejamos muchísimos temas, ha sido un trabajo del ser humano al completo a lo largo de la historia. Buenos vídeos, los compartiré. Un saludo.

  2. Sí, sobre todo en 2º de Bachillerato. En los otros cursos tenemos más flexibilidad aunque, en mi opinión, con las reválidas de la LOMCE tendremos que enseñar con más frecuencia, si cabe, problemas de forma mecánica.

    Saludos.

Escribe un comentario