No podemos vivir sin azúcar, aunque Chocolates Valor lo afirme.

Por Lorenzo Hernández • 7 may, 2012 • Sección: Ciencia y TV, Vídeos

Son comunes los errores científicos en publicidad y si algo tiene de bueno es que es un material estupendo para que los docentes los usemos en el aula para enseñar ciencia. En el blog publiqué algunos ejemplos como el caso de “Leche Pacual Calcio“. Uno no intenta ponerse puntilloso con la publicidad porque si no casi no habría ningún anuncio sin errores científicos, pero hay afirmaciones que al menos hay que comentar. Parece que Chocolates Valor cree que “se puede vivir sin azúcar” (¡pero no sin placer!):

Afirmar esto es como si alguien dice en un anuncio que podemos vivir sin oxígeno, por ejemplo. No me voy a extender mucho porque la respuesta está al alcance de casi todos ya que se trata de un conocimiento científico elemental y que se estudia en niveles medios de enseñanza.

Tan sólo indicar que la glucosa (¡un tipo de azúcar!) es la fuente primaria de energía para las células. Concretamente, el cerebro (esencial para la vida hasta que se demuestre lo contrario), exige mucha glucosa de la sangre: consume casi un quinto de la glucosa pero, a diferencia de los músculos y diversos órganos, no puede almacenar la glucosa para usarla después. Necesita alimentarse todo el tiempo y la glucosa le es imprescindible; sin ella, carecería de energía para enviar mensajes a las neuronas. Aunque la glucosa es esencial para el aporte energético no sólo de azúcar vive el cerebro, también necesita proteínas que le sirven para producir ciertas sustancias indispensables, denominadas neurotransmisores.

Quizá sea mejor decir que “sin azúcar no hay placer” pero seguramente Chocolates Valor vendería menos chocolate.

pixel No podemos vivir sin azúcar, aunque Chocolates Valor lo afirme.

Etiquetado con: ,

8 comentarios »

  1. Hola Lorenzo:
    Estoy de acuerdo con la afirmación de que sin azúcar no podemos vivir, es una evidencia. Pero, en este caso, creo que el tema se ha llevado al extremo; la estrategia publicitaria (entre otras que no voy a enumerar) es lanzar el mensaje de que podemos vivir sin una serie de cosas menos el producto, y ya que la gama es de chocolates “sin azúcar” hacen referencia a ese ingrediente que han restado (disminuido) para que llame la atención y así darlo a conocer al público.
    En mi opinión todos somos conscientes de que ese chocolate “sin azúcar” tiene algo de azúcar, aunque sea en niveles muy bajos, y que sabemos que el azúcar es vital para el buen funcionamiento de nuestro organismo.
    El comentario es simplemente opinativo, supongo que por estudiar Publicidad tendré más tendencia a defender este tipo de temas, al igual que tú lo haces desde el punto de vista científico.
    No se trata de creernos todo lo que nos cuentan en publicidad, es cuestión de descifrar el mensaje que se lanza sin obsesionarnos.

    Saludos.

  2. Bueno, me parece que en la crítica que hace Lorenzo se estaría confundiendo el azúcar, la glucosa, y los glúcidos (carbohidratos) como si fueran cosas equivalentes, cuando en realidad no lo son. Aunque a menudo se usen incorrectamente como sinónimos.

    Cuando los de chocolates VALOR hablan de “azúcar” se refieren específicamente a la sacarosa (cuya fórmula química es: C12H22O11) pero no se refieren a los glúcidos (carbohidratos) en general, ni a la glucosa en concreto. Sus productos denominados “sin azúcar” significa que no les han añadido sacarosa, pero obviamente en su composición se incluyen los carbohidratos y la glucosa (que es un tipo de carbohidrato).

    Si usamos como sinónimos (como a menudo ocurre) las palabras: azúcar, glucosa, carbohidrato; sería como si usáramos como sinónimos las palabras: animal, humano, varón (humano de sexo masculino). Si hacemos esto último entonces nos llevaremos las manos a la cabeza cuando una mujer diga que ella no es un varón, a pesar de tener toda la razón, porque creeremos que dice que ella no es humana (o animal), cuando sí lo es.

    Ese error categorial que he puesto como ejemplo hipotético es equivalente a lo que ocurre (no hipotéticamente) con la confusión entre azúcar, glucosa y carbohidrato.

    Luego, a mi modo de ver, esta polémica tiene su origen en el hecho de usar como sinónimos palabras que tienen significados diferentes, y que pertenecen a categorías diferentes, lo cual genera bastante confusión, según mi experiencia.

    Por tanto, evidentemente que no podemos vivir sin consumir hidratos de carbono, y la glucosa que alimenta al cerebro (entre otros órganos), pero podemos vivir perfectamente y estar sanos sin consumir azúcar (sacarosa).

    Un saludo.

  3. Científicamente el término “azúcares” se usa para los monosacáridos y disacáridos. Como ejemplos de monosacáridos está la glucosa, fructosa o lactosa. Por tanto, como la glucosa es un monosacárido, de fórmula molecular C6H12O6, se trata de un azúcar y, por tanto, científicamente hablando el anuncio no es correcto.

    Ahora bien, cotidianamente, como dices, azúcar (en singular) se utiliza para referirse a la sacarosa (que es un disacárido formado por glucosa y fructosa) o azúcar de mesa.

    Otra cosa es el fin publicitario (como indica Laura) y lo que interesa es lo que entiende el espectador y lo que se quiere vender.

    Quizá este anuncio queda muy lejos de otros que nos animan a que no nos oxidemos, lo que equivale científicamente a decir que nos muramos, ya que la propia respiración es una oxidación.

    En el siguiente enlace os dejo una lista larga de errores publicitarioa que recopiló Juan Miguel Campanario, profesor de Física de la Universidad de Alcalá

    http://www2.uah.es/jmc/

    Un saludo.

  4. Vale, está mal expresado, no podemos vivir sin azúcar (glucosa), pero si que podemos vivir sin consumir azúcar, ya se encargará el cuerpo de fabricar la glucosa necesaria a partir de las proteínas
    De todas formas, ese chocolate lleva maltitol que vale, no será sacarosa, pero sigue siendo un hidrato de carbono, o sea, un azúcar.

  5. No sólo podemos vivir sin azúcar, si no sin azúcares.
    ¿ La prueba ? El que escribe.

  6. Estoy de acuerdo con la afirmación de que no podemos vivir sin azúcar, pero creo que puede sustituir con otros productos, para que podamos depender menos de azúcar en sus comidas.

  7. Si lo cogemos tan exquisitos, sí, está mal dicho, jajaja, pero yo creo que el anuncio se refiere al azucar blanco refinado de toda la vida… No solamente podemos vivir sin él, sino que viviremos mejor y más años si no lo consumimos…
    Está claro que los alimentos ya llevan diferentes tipos de “azúcares”, pero no tienen nada que ver con el tóxico más popular (el azucar blanco refinado), y la gente lo entiende así.

  8. Opino que Luis Tovar muestra una tendencia estudiada por Gustav Freud bastante acusada y determinada desde el punto de vista psicológico al encadenar en su ejemplo “animal, humano, varón (humano de sexo masculino)”

Escribe un comentario