Existe el método científico, pero no como se plantea en los libros de texto.

Por Lorenzo Hernández • 21 abr, 2014 • Sección: Enseñanza

Hace poco escribí un post, dentro de la serie “Cosas que habría que saber antes de estudiar ciencia“, titulado “El inexistente método científico“.  En este post, como el propio nombre indica, argumento que no existe un método científico como una serie de pasos universales que se deben seguir para realizar un descubrimiento.  Si esto es cierto, ¿es este post contrario al anteriormente escrito? No. Consiste simplemente en afinar lo que significa método.

En afinar conceptos es un experto Jorge Wagensberg quien ha defendido en sus múltiples libros que sí existe un método científico pero no una metodología científica.  Esta idea, además de estar expuesta de nuevo en su último libro “El pensador intruso“, la ha desarrollado en un artículo titulado “On the Existence and Uniqueness of the Scientific Method“, publicado en la revista Biological Theory.

En primer lugar, Wagensberg diferencia entre dos conceptos que solemos (yo al menos) usar como sinónimos a la hora de expresarnos informalmente: método y metodología.

  • La metodología es un protocolo de procedimiento o un manual de uso. Es lo que suele aparecer en los libros de texto, al menos de enseñanza secundaria, como una serie de pasos a seguir para lograr el éxito científico.

 Existe el método científico, pero no como se plantea en los libros de texto.

  • Para Wagensberg (2014), un método funciona más bien como un código penal que recomienda más lo que no hay que hacer que lo que sí hay que hacer. No se trata por tanto de un protocolo concreto a seguir sino de señalar ciertos caminos prohibidos, ciertos límites que no deben traspasarse. Un método no es una metodología precisa, es cualquier forma de trabajar compatible con ciertos principios aceptados de antemano.

Wagensberg considera que para un método científico que pretenda ser universal y único debe respetar estos tres principios:

1) El Principio de Objetividad: este principio pide la mínima influencia dle observador en lo observado.

2) El Principio de Inteligibilidad: define la capacidad de comprensión que un conocimiento tiene sobre la realidad como lo común entre lo diverso o, como él suele repetir en muchos de sus libros, como la mínima expresión de lo máximo compartido.

3) El Principio Dialéctico: pide que todo conocimiento científico sea falsable por la realidad.

Wagensberg defiende que si aplicamos con la máxima intensidad posible estos principios estaremos haciendo ciencia, ya sea en astronomía, en psiquiatría, biología, física o química, aunque no en todas las disciplinas se podrá aplicar con los mismos resultados.

Creo que los docentes deberíamos centrarnos en enseñar estas facetas del método científico y no la inexistente metodología que aparece en los libros de texto y que la Didáctica de la Ciencia descartó hace tiempo. Además, serán muchos más útiles para formar ciudadanos críticos.

El paso siguiente es bajar estas ideas al aula y hacerlas cercanas al alumnado para que las trabajen. Lógicamente, de nada sirve dictárselas como se solía (o se suele hacer) con los pasos de la metodología científica. Algunas ideas se me ocurren ya.

Referencias:

  • Wagensberg, J. (2014). El pensador intruso: El espíritu interdisciplinario en el mapa del conocimiento. Grupo Planeta Spain.
  • Wagensberg, J. On the Existence and Uniqueness of the Scientific Method. Biological Theory, 1-16.
pixel Existe el método científico, pero no como se plantea en los libros de texto.

Etiquetado con: ,

Escribe un comentario