El curioso descubrimiento del fósforo.

Por Lorenzo Hernández • 4 ago, 2009 • Sección: Breves Historias, Curiosidades

cerillos 1 El curioso descubrimiento del fósforo.

Quizá no haya nada que ejemplifique mejor la naturaleza extraña, y con frecuencia accidental, de la ciencia química en sus primeros tiempos que un descubrimiento que hizo un alemán llamado Hennig Brand en 1675.

Brand se conevenció de que podía destilarse oro de la orina humana. Reunió 50 cubos de orina humana y los tuvo varios meses en el sótano de su casa. Mediante diversos procesos misteriosos convirtió esa orina en una pasta tóxica y luego en una sustancia cérea y translúcida. Nada de eso produjo oro, claro está, pero sucedió una cosa extraña e interesante. Al cabo de un tiempo la sustancia empezó a brillar. Desde entonces, las sustancias que brillan en la oscuridad sin arder se las llama fosforescentes. Además, la exponerla al aire, rompía a arder en llamas espontáneamente con bastante frecuencia. Las posibilidades comerciales del nuevo material (que pronto pasó a llamarse fósforo, de las reices latinas y griega que significan “portador de luz” ) no le pasaron desapercibidas a negocientes codiciosos, pero las dificultades de la manufactura del fósforo lo hacían demasiado costoso para que puediera explotarse. Una onza de fósforo se vendía por 6 guineas (unos 440 euros en dinero de hoy), es decir, costaba más que el oro.

Fuentes: Una breve Historia de casi todoWikipedia.

pixel El curioso descubrimiento del fósforo.

Etiquetado con: ,

Escribe un comentario