Pros y contras de casarse. Según Darwin.

Por Lorenzo Hernández • 14 feb, 2009 • Sección: El año de Darwin, Textos Originales

darwin Pros y contras de casarse. Según Darwin.

Darwin también se enamoró y pensó en el amor. En 1838 escribió una famosa lista sobre los pros y contras de casarse.

Razones para no casarse: libertad para ir adonde uno quiera; elección de Sociedad y algo de ella. – Conversación de hombres agudos en clubes – No obligación de visitar a parientes, y de ceder a cualquier fruslería. – tener el costo y la ansiedad de los hijos – quizás discutir – Pérdida de tiempo. – no poder leer en las tardes – gordura y ocio – Ansiedad y responsabilidad – menos dinero para libros.”

En cuanto a los argumentos para casarse, mencionó: “Hijos – (si quiere Dios) – Compañía constante (y amistad en la vejez) que se sentirá interesada en uno, – objeto a ser amado y con quien jugar. – en todo caso mejor que un perro”. Consideró también entre los posibles beneficios del matrimonio “los placeres del cotorreo femenino”, aunque a fin de cuentas apuntó que la boda implicaría “cosas buenas para la salud de uno pero una pérdida terrible de tiempo”.

Cuando escribió estos apuntes, Darwin tenía 28 años y había regresado de su épico viaje a bordo del Beagle. Pero a fin de cuentas, en 1839 se casó con su prima Emma Wedgewood y no parece habérselo pasado tan mal: el tímido científico tuvo con Emma diez hijos en la vastedad de Down House. Véase, como postre, lo que comentó Darwin a propósito de su primer hijo, William Erasmus, nacido el 27 de diciembre de ese año de 1839: “Durante la primera semana, bostezó, se estiró como un viejito – sobre todo las extremidades superiores – le dio hipo – estornudos”. Lo dijo John van Wyhe, director del proyecto, éste es “el verdadero Darwin”.

Por cierto, feliz día de San Valentín.

Vía: www.milenio.com

pixel Pros y contras de casarse. Según Darwin.

Etiquetado con: ,

Un comentario »

  1. EL CUENTO DE AMOR MÁS BREVE Y HERMOSO DEL MUNDO

    Había una vez un hermoso príncipe que le preguntó a la bella Princesa:
    - ¿Te quieres casar conmigo? – Y ella le respondió: – ¡¡¡NO!!!

    Y el príncipe vivió feliz por muchos años yendo a pescar, a cazar y al bar
    todos los días con sus amigos y tomaba mucha cerveza, vino y cava, se ponía
    hasta las orejas de copas cuantas veces quería. Jugaba a la Play y comía
    caviar porque le alcanzaba la pasta para eso y mucho más. Dejaba la ropa
    tirada en la silla del comedor y follaba con mujeres de la noche y vecinas
    y amigas y…. No tenía que competir con vecinos y amigos por el mejor
    coche, el mejor lugar de vacaciones, etc…
    Y se tiraba pedos a mansalva y meaba salpicando la tapa del inodoro y con
    la puerta del baño abierta. Cagaba leyendo sin límite de tiempo y cantaba
    eructando y se rascaba los güevos. Escuchaba música a pleno volumen y veía
    fútbol todo el fin de semana… y no le tocaban las pelotas!!!!.
    FIN

    Se me han saltado las lágrimas.

Escribe un comentario